jump to navigation

Universos Paralelos

Esa operación le mantuvo ocupado durante mucho, mucho tiempo. Finalmente, sin embargo, había logrado atrapar una maldita mosca que le atormentaba durante varios días, en el laboratorio.

“Me hiciste sufrir”, pensó, “Ahora voy a hacerte sufrir yo.” Pero, ¿cómo? Su mente pervertida no conocía límites: en unos segundos pensó en los crueles suplicios que podía infligir al insecto. La selección era tan amplia que no podía decidir. Después de largas deliberaciones, se decidió por dos de ellos.

La primera tortura fue la de la cola: las alas del insecto se unieron entre sí con tanta fuerza que ni siquiera una operación de cirugía molecular podría separarlas. El producto químico, las había conseguido disolver y volver a montar olvidando el sagrado crisma de la funcionalidad.

La segunda fue la de los ojos, que también le sirvió para probar el nuevo y muy potente microscopio de barrido MICLA001, equipado con un rayo láser microscópico. Se trataba de una herramienta valiosa en manos de un ingeniero genético normal y corriente, pero estaba demostrando ser un instrumento peligroso de la tortura en las manos de un científico exasperado.

La mosca, tal vez sintiéndose ya condenada, se dejó guiar por los dedos del sádico hasta la posición exacta. El ser humano (si se puede usar este término) se colocó en el otro lado del instrumento, en una posición sin duda más conveniente. La colocación era correcta. Comenzó a aumentar.

La intención era golpear la retina del ojo del tan desafortunado insecto causando un daño irreparable al nervio óptico, lo cual requiere una gran precisión. Por supuesto, la precisión era algo de lo que el instrumento iba sobrado. Y él siguió aumentando y aumentando.

Una vez llegado a la ampliación que quería, cuando estaba a punto de pulsar el botón rojo se dio cuenta de que el microscopio no se estaba utilizando que para una décima parte de su potencia. Si tenía que ponerlo a prueba, pensó, era mejor llegar hasta el fondo. Y aumentó cada vez más.

Podía ver claramente las células, que una vez habían sido interesantes para él, pero continuó, muy rápido. No tenía ya importancia la tortura a la que estaba sometiendo la mosca. Lo que podía observar ahora era mucho más interesante.

El aumento ulterior por control digital le llevó aún más lejos: ahora se podían ver las moléculas, ya no las células, y poco después pudo ver claramente los átomos. Centró su atención en un átomo, de oxígeno supuestamente. El microscopio estaba aproximadamente a mitad de la energía.

Él seguía mirando. Observaba y ampliaba. Finalmente los confines del cuarto electrón eran muy claras (dejando en vilo el principio de indeterminación de Heisenberg), pero el científico no se detuvo. Tenía que investigar, explorar los límites del instrumento; en este momento, a los ojos de un observador externo hubiera parecido ausente. Y continuó a agrandar, continuó a hundirse en el abismo de las novedades y los descubrimientos, sintiéndose rodeado de objetos que parecían correr muy rápido (probablemente eran electrones, pero no descartó la posibilidad que se tratara de quarks o incluso alguna partícula subatómica que no había sido todavía teorizada), pero que no le podían tocar porque no estaban físicamente presentes.

Él vio la silueta de los Estados Unidos, vio la frontera con Estados Unidos, vio la ciudad de Dallas, vio la silueta de un rascacielos y vio la tercera ventana del lado oeste y el laboratorio que protegía de una lluvia sin fin.

Miró en el rascacielos. Un hombre estaba mirando un microscopio igual que el suyo. Él levantó su brazo derecho y el hombre hizo lo mismo. Levantó el brazo izquierdo y el hombre hizo lo mismo al mismo tiempo.

Un pensamiento se abrió paso en su mente: “Voy a matarme”, dijo. No se dio cuenta de haber pulsado el botón rojo, pero cuando se enteró fue preso del pánico. Recordando que, una vez conectado el láser, aún tenía 60 segundos, tomó su decisión de forma instantánea.

La tercera ventana del lado oeste se rompió con estrépito. Una figura fue vista salir de la ventana del piso veinte y caer rápidamente.

El fin sin gloria del científico fue un misterio para todos. ¿Qué le había impulsado a dar un paso tan grande, a realizar el Gran Salto? ¿Tal vez trató de sublimar su finitud en la infinitud de lo Absoluto, para llegar al Dios inaccesible a los vivos? ¿O tal vez simplemente fue presa de trastornos mentales que le nublaron el razonamiento?

“Suicidio” fue la versión oficial y se atribuyó entonces la responsabilidad de lo que ocurrió a la sociedad moderna, a la deshumanización del hombre y a la conciencia culpable de su finitud por estos. Una vez más, la sociedad cruel tuvo su víctima.

Mucho se escribió sobre ello, pero nadie pensó en la venganza de una pequeña mosca encontrada muerta, inmovilizada en el nuevo microscopio MICLA001.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: