jump to navigation

No estoy hecho para eso

Tantric miró por toda la habitación. La fiesta estaba en su apogeo y, debido a que sus dos hermanas ya tenían hijos propios, cualquier posibilidad de conversación estaba siendo ahogada por una multitud de pequeñas voces. Ella se abalanzó, agarró a uno de sus sobrinos pequeños, y le hizo girar en sus brazos.

-¿Qué te parece, pequeño?-

-Whee!- Fue la única respuesta que obtuvo. El rostro del niño de tres años se iluminó de puro placer.

Niños, pensó Tantric. Tan llenos de vida y amor.

Tantric miró al otro lado de la habitación a su esposo Colin. Su atención estaba claramente en otro lugar, en una animada conversación con su cuñado, ambos ignorando el caos de buen rollo que les rodeaba.

-Oye-, le gritó por encima del ruido, -¿Quieres unirte a nosotros?- Pero Colin se limitó a sacudir la cabeza y se alejó.

Tantric suspiró. Podemos volar a través de las profundidades del espacio, utilizan la nanotecnología para prolongar la vida, escalar el Everest e incluso construir robots perfectos, se dijo. Pero todavía no podemos hacer mucho para cambiar ese aspecto de la vida que llamamos maternidad. Ni siquiera en una sociedad tan marcadamente matriarcal como aquella en que Tantric se encontraba sumergida.

Los hombres que no habían querido aceptar el rol predominante de las mujeres se habían alejado por su propia decisión, y las mujeres pronto se dieron cuenta que de nada sirven los avances en la fecundación artificial cuando no tienes donantes de esperma.

-¿Todo bien, Tan?- A su lado se materializó su hermana menor, una copa extra grande en la mano y otra más para Tantric.

Tantric tomó un trago profundo y se encogió de hombros. -Cinco años-, dijo ella, dando otro trago. -Yo soy cinco años mayor que tú. Sin embargo, aquí estás, con tu propia familia. No, no va todo bien.-

La esperanza acariciada de un hijo propio parecía deslizarse más lejos cada año.

Desde que había conocido a Colin, Tantric había sabido que una concepción natural no era posible. Pero incluso todos los tratamientos de fertilidad no le habían permitido tener su propia familia.

-Si todavía quieres probar, entonces tienes que hacer algo al respecto-, dijo su hermana. -¿Has pensado alguna vez en la adopción? Si Colin está de acuerdo, claro está.-

Y ese era precisamente el problema. -Podríamos intentarlo,- explicó a Colin después de que había dejado la fiesta, -y obtener una respuesta rápidamente. Sin embargo, la agencia de adopción tiene que saber que los dos estamos dispuestos a hacer esto. Yo no puedo ser el único padre en esta relación.-

Colin se detuvo y la miró a los ojos. Estaba pensando, de verdad estaba pensando en ello, Tantric se dio cuenta. Casi podía oír todos los engranajes de su cerebro trabajar incansables. Luego sacudió la cabeza. -Lo siento, de verdad. Pero no es algo que me interesa. No en el pasado, no ahora. Simplemente, no es mi forma de ser.-

¿No estaban estas fiestas pensadas para mejorar en el trato con los niños conforme se iba pasando más tiempo con ellos? No parecía estar funcionando para Colin.

Se dirigieron a casa sin decir una palabra más. Tantric habría sintió que su corazón se machacaba, las astillas de vidrio esparcidas como bomba asesina, si no hubiera esperado ya esta respuesta.

***

Se despertó a la mañana siguiente con una opresión en el pecho todavía. Colin estaba de pie en el umbral de la habitación, como hacía cada domingo por la mañana, el desayuno en una bandeja. Estaba bien así, Tantric se dio cuenta. Bien y predecible. Y los niños no eran así. Estaban sucios, peleones, difíciles de entender o controlar.

Puso la bandeja sobre la cama junto a ella y le dio un tierno beso. -Lo siento, no puedo darte lo que quieres. Supongo que no estoy conectado de esa manera, ¿verdad?- dijo con una sonrisa nostálgica.

Ella lo miró de cerca por un minuto, este hermoso marido de ella. Colin tenía razón: él no había sido construido de esa manera.

Y su hermana también estaba bien. Si Tantric no estaba contenta con eso, entonces tenía que hacer algo al respecto.

Ella inclinó, besó a Colin para que se distrajera un momento, y le pasó las manos por el pelo hasta encontrar el interruptor. Necesitaba tan solo unos segundos para actualizar su software y, a continuación, esperar a que se reiniciara. Ella le sonrió una vez más, y luego decidieron que podían ir en busca de decoraciones infantiles de esta tarde. Ya está. Ahora él estaba hecho para eso.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: