jump to navigation

Relato Flash: Tiempo de Rayos de Luz 02/03/2013

Posted by alexanderfoxx in Relato breve.
trackback

01Y USEDLo sé. He publicado ya CAUSA. EFECTO en su primera versión y he borrado todas las páginas con los relatos. Pero ahora he vuelto a escribir uno más.

Empecé a escribir un relato y conforme las palabras cobraban forma me di cuenta que encajaba bien en el ciclo: más aún, que la única explicación lógica se reportaba precisamente a una de las muchas trastadas del buen Gabriel.

Por eso, y por no disponer ya de página propia, prefiero publicarlo aquí, seguidamente. Lo incluiré en la segunda edición del Ciclo…

Otra aburrida reunión, y otra vez el becario no aparece.

Chris le había instruido adecuadamente, o eso creía. -Cuando hayan pasado diez minutos, entras corriendo y me dices que han llamado del Ministerio de Investigación y tengo una videoconferencia con ellos- le dijo. Claro, sencillo, más los becarios son siempre más tontos.

-Usted no deja de sorprenderme, jefe- le había contestado. -¿Cómo puede saber que le van a llamar desde el Ministerio justamente a esa hora?-

Chris suspiró. -Además, el Ministerio de Investigación Científica ha sido disuelto el mes pasado, cuando se decidieron los nuevos recortes presupuestarios- insistió el joven.

-¿De veras?- El estupor del director era sincero. -Entonces nosotros ¿de quién dependemos ahora?-

-Del recién constituido Ministerio de los Descubrimientos Científicos.- Cómo pudiera estar tan al corriente de todas las tonterías de palacio sin tener ninguna preparación científica y también pocas luces seguía siendo un enigma intrigante. -Todos recibimos nuestro sueldo de este Ministerio.-

-¿No habías dicho que había recortes presupuestarios?-

-Claro. Por eso.-

-¿?-

-En el recién constituido Ministerio de los Descubrimientos Científicos no trabaja ninguno de los funcionarios que trabajaban en el Ministerio de Investigación Científica. Todo el personal es nuevo.-

-Bien- dijo el director, satisfecho por no haberse enterado de nada y especialmente por seguir cobrando su sueldo exactamente como antes. Mismo perro…

-No exactamente mismo perro, en realidad todos los nuevos funcionarios son amigos o familia del nuevo ministro.-

-Pero serán en menor número.-

-¡Son más! En realidad cuando se habla de recortes quiere decir que se cortan las cabezas de los que están y se ponen los propios, y es necesario ofrecer algo más para conseguir más fuerza democrática.-

Aquí fue cuando al director del Observatorio empezó a surgir una duda. A lo mejor este becario no era precisamente un astrofísico, a lo mejor era simplemente…

-…el sobrino del Ministro, como ciertamente sabrá por haber leído mi dossier cuando empecé a trabajar aquí como becario.-

-¿Cómo? Ah, sí, cierto. Bueno, tú acuérdate de venir a llamarme cuando te dije.- Y le guiñó un ojo. Un enchufado debería entender cuando se dice y no dice a la vez porque lo que se debería decir no se puede decir y se tiene que dejar sobrentendido.

Por lo visto había calculado mal: el descaro sin límites de los recomendados les había hecho perder todo rastro de decencia y todo se hacía ya sin tapujos.

Cuando entró en la sala de reuniones le esperaban los diecisiete jefes de los subdepartamentos del Observatorio, la mayoría de ellos recién nombrados; lo cual tenía una explicación, ahora que el becario le había alumbrado en cuanto a los mecanismos de funcionamiento. Alguien podría preguntarse cómo es posible que una persona como este Chris, que se entera poco y mal de lo que ocurre a su alrededor, siga dirigiendo el Observatorio: la respuesta reside precisamente en las características de su manera de ser. Inofensivo. Inútil. Y por eso aceptable por parte de todos los bandos involucrados.

-Tenemos que entender más a fondo qué ocurrió en aquella ocasión, repito: podría volver a presentarse la misma catástrofe.- Quien estaba hablando era Pedro Picares, un físico geohistórico (Chris no sabía exactamente en qué consistía esa especialización, lo cual no era sorprendente: el número de titulaciones académicas se está multiplicando de forma exponencial).

Según su teoría, por lo que Chris consiguió entender, una explosión de rayos gamma, provocada quizás por la colisión de dos agujeros negros, habría originado unos misteriosos rayos cósmicos que golpearon al planeta Tierra a finales del siglo 8.

-Unos investigadores descubrieron, en los anillos de los troncos de los árboles, huellas de una radiación emitida por un acontecimiento cósmico aún no registrado. Los científicos dataron ese fenómeno en forma precisa en el año 724 o 785, sin encontrar una explicación. ¡Y esos científicos son italianos! Vamos, ¿cómo podemos confiar en sus resultados? Tenemos que investigar más.-

Nicola Sarenti y sus colegas de la Universidad de Nápoles analizaron el carbono 14 contenido en los anillos de crecimiento de una variedad de Pino Montano, pero hubo un pico también en los niveles de una forma alotrópica del Sodio en el hielo de la Antártida.

Los científicos hallaron en los círculos de los dos árboles correspondientes a los años 724 y 785 la evidencia de una fuerte subida de la tasa de carbono 14 de alrededor del 2 por ciento, un aumento aproximadamente 40 veces superior a las variaciones atribuidas a los cambios de actividad del Sol. Y este fenómeno parecía ser general, y se encontró incluso en otras partes del mundo, por lo menos en aquellas que correspondían a ese mismo tramo temporal.

La hipótesis de una erupción solar fue descartada, y algunos investigadores se percataron de que en algunas crónicas medievales se daba cuenta de la aparición de una “cruz roja” en el cielo después de la puesta del Sol. Hubo quién habló de la explosión de una supernova, a pesar de que con toda probabilidad los rastros físicos hubieran sido diferentes. Se crearon diferentes cultos centrados en la cruz esa, y hay quien afirma que las raíces históricas de la entidad que ahora lleva este mismo nombre tienen algo que ver con ese acontecimiento.

Otros científicos desarrollaron otra teoría para explicar ese misterioso bombardeo de rayos cósmicos: una súbita “erupción luminosa”. Los flashes, o erupciones de rayos gamma, son fenómenos que emiten durante breves segundos más energía que nuestra estrella en miles de millones de años de existencia.

-Técnicamente es plausible- volvía a insistir Pedro. -También se podría tratar de dos objetos estelares muy compactos (que podrían ser agujeros negros tanto como estrellas de neutrones o enanas blancas) que habrían chocado para fusionarse, causando ese desencadenamiento de energía y de radiación electromagnética.-

Una fusión de ese tipo provocaría una emisión de rayos gamma tan intensa como breve, como Chris fue descubriendo. Generalmente debería durar menos de dos segundos, lo que explicaría la ausencia de observaciones terrestres en esa época. En cambio, los diez minutos de los que había hablado con el becario habían pasado hacía ya tiempo.

Mediante los instrumentos modernos, los astrónomos pueden observar ese tipo de fenómenos en galaxias lejanas varios años luz, algo inimaginable en el siglo VIII. En cambio, el respeto por parte de los becarios a las instrucciones impartidas es y sigue siendo impredecible. Si había becarios en el siglo VIII ¡la de cosas que habrán pasado desapercibidas!

-Si la emisión de rayos gamma se hubiese producido más cerca, habría causado importantes daños a la biosfera. Incluso ahora, si ocurriera un fenómeno similar a miles de años luz de la Tierra, provocaría el caos en los sistemas electrónicos muy sensibles de los cuales dependen las sociedades avanzadas- reiteró Pedro. -Por eso necesitamos más dinero para investigar más en detalle lo que ocurrió entonces.-

Por fin. Hemos llegado al punto. Que le zurzan al becario.

-¿Cuánto?- preguntó el director.

-Necesitamos decuplicar las dotaciones económicas- le contestó el científico. -Y aumentar el personal dedicado a estos estudios, necesitamos un par de personas más. Podrían ser incluso mi hija y mi yerno, quienes acaban de terminar sus estudios de Rastrología y Gammarayología respectivamente.-

Allá va. Más enchufados.

-Lo que tú digas- se oyó decir a sí mismo. Todo con tal de dar por finalizada la reunión. No era su dinero y el resultado hubiera sido el mismo.

Quién sabe. A lo mejor alguien sería capaz realmente de descubrir qué ocurrió hace trece siglos, en aquella ocasión. Y hasta acertaría.

O no.

***

-¡Gabriel!- La voz de Dios había hecho temblar los cristales del laboratorio.

-Esta vez no estoy haciendo nada Señor- fue la pronta respuesta del asistente.

-Pero ¡por Mí Mismo! Ya te expliqué que si quieres sacar fotos de los experimentos no debes usar el flash. A ver qué repercusiones ha habido en los soles y los planetas.-

-Bueno, ya no lo haré más, sólo quería que los colores se vieran más vivos. Seguro que nadie se ha enterado de nada.-

Hasta el siguiente relato.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: